Jorge Meneses

Para matar a los mongoles

Las patrullas se acercan más y mi hermano tiembla. Le canto como mamá hacía cuando él era bebé, pero mi voz se rompe porque tengo ganas de llorar. Diosito, en dónde estás. La oscuridad huele feo. Me mareo.