Rembrandt y el desencanto

La relación del autor de La ronda de la noche con Ámsterdam fue menos idílica de lo que suponía.

Era más o menos previsible que para buena parte de los críticos de arte la obra cumbre de Rembrandt, uno de los hitos fundacionales de Ámsterdam como capital cultural, fuese El buey desollado (óleo sobre madera) y no La ronda de noche (óleo sobre lienzo). De la primera existen dos versiones, con ligeras variaciones de luz y color. La más famosa se exhibe en el Louvre de París; mientras que la otra, con bastantes menos reflectores, se conserva en la Glasgow Art Gallery and Museum. 

Además de haber dedicado buena parte de su obra a episodios bíblicos y mitológicos y, en menor medida, al socorrido paisajismo, Rembrandt exploró en los estertores de su carrera con el llamado bodegón, o también referida como pintura de naturaleza muerta, un género que propone representar objetos sin vida, como animales de caza, frutas, flores, utensilios de cocina o antigüedades.

La mayoría de autores se sirvieron de este tipo de atmósferas para proyectar serenidad, bienestar y armonía mediante una fina iluminación y un sortilegio de color; Rembrandt, como buen alma barroca, abordó el género para manifestar todo lo contrario: un mundo de contrastes y dramatismos. Por eso, El buey desollado es, más que una obra de arte, una inquietante metáfora de la muerte. 

Confieso, no exento de vergüenza, que me conmocionó más La Ronda de noche, ese mastodóntico óleo que se exhibe en el Rijksmuseum. Debieron ser sus desmesuradas dimensiones, la enigmática figura del capitán Frans Blamming Cocq, protagonista de la puesta en escena, o la obsesión que despertó el cuadro en Napoleón Bonaparte tras imponer a su hermano Luis en el trono del reino de Holanda.

Hablo de todo esto porque recién descubrí, por razones misteriosas, que la relación de Rembrandt con Ámsterdam fue menos idílica de lo que suponía. Sumido en la más absoluta miseria, su muerte pasó inadvertida. He lidiado con este sentimiento antes -con Franz Kafka, en Praga, para no ir muy lejos-. Pudo haber sido mucho peor, menos mal que comienzo a familiarizarme con el desencanto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *