Resistir el adiós

Queda la oscuridad sin cuerpo, que siempre arrastra la despedida.

Por: María Bonafonte Recio.

girar el cuerpo y abandonar
el gesto último
enfrentando el vacío
de la despedida

oquedad que atraviesa ese cuerpo
que ya ha girado
y lo fragmenta en
piezas
que se tambalean

para evitar el seísmo
y el golpe
marcho de casa de mi abuela
sin apartar la mirada
de su mano sola
que se agita -la agita-

entre barrotes blancos
desde un cubículo
de sombra,
queda la oscuridad sin cuerpo
que siempre arrastra
la despedida

mi abuela se niega al adiós
y yo lo hago con ella

su mano en movimiento
mis ojos que la siguen
se despegan

cuando la distancia impide la vista
cuando el tiempo paraliza el brazo

(nunca es la despedida,
sino el cuerpo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *