Arcoiris en escala de grises

Les pediste perdón por tu preferencia sexual; les rogaste que no te corrieran de la casa. Tu tristeza te invadía en unos brazos que te sostuvieron por unos segundos, apretabas con toda tu fuerza, sanaste una necesidad; pero no sanaste tu realidad.

Maternidad

Maternidad  – Prospecto: información para el usuario Componentes y Excipientes Los componentes son una madre

La jaula de los estereotipos

Nos han presionado para encajar en modelos de mujeres que no existen; como si ser nosotras estuviera mal; como si las historias de vida que tenemos no fueran dignas de ser apreciadas o contadas.

Los Volcánicos

Sin motivo aparente, siguiendo lógica ninguna, un volcánico buscará cualquier no motivo para estallar. Nadie sale totalmente ileso.

Souvenir

En casa debe haber más souvenirs que comida en la heladera. Desde los 15 años, cada cierto tiempo (veinte o treinta días, aproximadamente), agarro uno sin que nadie lo note y lo tiro al basurero.

Errante

Quedé en ese callejón con la única compañía del frío; un compañero que, por más abrigo de piel que tengas, te dará una caricia que te llega a los huesos.

El ritual

Subió el volumen de la música, se puso unos guantes y comenzó. Era rápido, preciso, perfeccionista; el escultor de la carne, conocedor de la anatomía, cortaba y disfrutaba, mientras bailaba con los cuchillos como pareja de baile, al compás, concentrado, sin perder el ritmo.

Nostalgia

La nostalgia había vencido a los fantasmas. Ahora era capaz de escuchar su canción sin sufrir.

Amor de verano

Mi corazón ya tenía dueño, no debería quedar espacio para nadie más, pero no era así; aquella mirada hizo magia y encontró el resquicio justo para entrar.

Carta desesperada

Escribo esta carta desesperada, desde la cubierta del barco ‘Open Arms’, representando a cualquiera de las 134 personas que me acompañan. La meteré en una botella y la lanzaré al mar, sin saber qué ocurrirá mañana.

Frustración

Otro día más que llego a casa, me quito los tacones y me lanzo en el sofá. Otro día más que mi mente se hace un nudo y, al final del laberinto, aparece la palabra.

Cincuenta años

Y es que hay una diferencia de amar y querer, cuando se comprende que uno no es dueño del ser amado; que amar es dejar en libertad para verlo florecer. Y entre todo, hemos decidido ver la felicidad. Juntos decidimos aventurarnos.

El ruido del silencio

El silencio oculta muy bien a la violencia, y la violencia es esa historia que no todas podemos o queremos contar, pero que duele mucho más callarla. Así que ya no me importa que el machismo me apunté a la cara a plena la luz del día ni que la misoginia me ataque por la espalda con las luces apagadas.