Bird

No hay horarios fijos, ni reglas establecidas.

En el sueño de Charlie Parker, los objetos improvisan melodías. No hay horarios fijos, ni reglas establecidas. Y el mar, es el viento que viaja por las calles de la ciudad. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *