Chopin y el Preludio

El compositor polaco revolucionó la escritura para piano a través de una técnica compleja y un estilo poético basado en lo bello y en lo sombrío.

Frédéric Chopin (Żelazowa Wola, 1810) fue uno de los compositores y pianistas más influyentes del período romántico. Habiendo nacido en una aldea no muy lejos de Varsovia, se hizo de un nombre en Viena antes de establecerse en París, revolucionando la escritura para piano a través de una técnica compleja y un estilo poético basado en lo bello y en lo sombrío.

Antes de morir prematuramente con tan sólo treinta y nueve años, compuso veinticuatro preludios, veintisiete études (o estudios), veintiún nocturnos, cuatro improvisados, dos conciertos para piano y muchas más piezas para conjuntos más pequeños.

El Preludio, Op. 28, No. 4 in E Minor.

Este breve preludio es una de las obras más famosas de todo el catálogo de Chopin. Además de ser interpretado en su funeral, el No. 4 ha aparecido en varias películas de Hollywood y sirvió de inspiración para la composición de bossa nova de Antônio Carlos Jobim, “How Insensitive”, y para “Exit Music” (For a Film)”, de Radiohead, que fue escrita para la película Romeo + Juliet y que apareció en el álbum OK Computer.

Aunque Chopin tituló sus preludios sólo con números, muchos han recibido sobrenombres comúnmente aceptados de musicólogos y críticos. El No. 4 ha sido denominado el “preludio de la asfixia”, quizás debido a su cualidad sombría y los largos tramos continuos de voz descendente que conducen a través de una armonía cambiante.

1 thought on “Chopin y el Preludio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *