Historias

A ti

Ahora me encuentro entre la espada y la pared, el cielo luce azul tenue, diría que pastel, te veo observar la ventana y otra vez busco tu mirada.

Misha

Gracias por tanto, por invitarme a ser parte de tu otra dimensión, por regalarme los momentos más extraordinarios a tu lado y por compartirme de tu magia. Hasta siempre, Misha. Hasta que el tiempo nos vuelva a encontrar. Te amo.

La Eurocopa como medida de tiempo

2021 -que debió ser 2020, como todo lo que arrasó aquel año absurdo-, será la Eurocopa de la adultez: haber buscado otro techo, lejos del calor paternal. Una Eurocopa que es, a su vez, una suerte de diáspora: se juega a lo largo de toda Europa. Todo y nada, a la vez. Algo nuevo.

La Novena

La vida misma es como ser del Cruz Azul: tiene momentos muy amargos, pero algunos pocos que te llenan el corazón; te caes, pero te levantas; te vuelves a ilusionar hasta que aprendes a disfrutar el camino.

Querida Libertad:

Que te pensé cada día y que deseo que tengas tantos, tantos años de vida y tantas historias por contar, que no me aferro a ninguna de estas ilusiones.

Lunes negro

Hemos cerrado este capítulo de forma circular, jamás había conseguido cerrar así una historia y tú como siempre me enseñas hasta en tu último aliento. Nos volveremos a ver.

Un cuerpo de agua

No te metas conmigo, le dije, que no sabes con qué te puedes encontrar. Él se sobó el brazo asustado y volvió a respirar buscando algún testigo de esa tremenda humillación que él mismo había creado. A mí se me llenaron los ojos de fuego, de infierno, y me convertí en un recipiente de ruido y desorden.

Nix

Solía creer que la vida era así, ahora me entero de que no lo sé. He vivido poco, de a poco, aletargada y es hasta este momento que me siento vacía, confundida, perdida.

Esperar

Cruz Azul juega la Final. Corrijo, otra Final. Así, con mayúscula. He vivido cinco… Todas perdidas. Nunca dejé de creer en que merecía, por fin, ganar. Supe esperar. La gente supo esperar. Ya no queremos esperar. Estamos hasta la madre de esperar.

Otra vez

En esta final puede venir lo que amo, pero desconozco. Y me asusta, me asusta tocar el cielo. Porque para irle a Cruz Azul hay que tener cojones.

Pensábamos que era negro

…el colega era campeón mundial de Muay Thai, solo lo supimos después, a ver… ¡a hostias!… a hostias se cargó a su compañero de celda… pero… ¿el compañero de habitación quién era?

Al calor de la noche

Breve homenaje a esos maravillosos versos de Coda (con todo y Alfonso André o el doble no reconocido de Alfonso André) que nos recuerdan lo que fue y no sabemos si va a volver a ser. Para bien… y para mal.