Poesía

Insomnio

La espalda logró acomodarse y recostarse en la suavidad de la cama de los encuentros, mas solo pensé en la cavidad de mis sueños.

Diamante

Yo vi esparcir lo que restaba de cuerpo en lo grandioso del río a la sombra de la bendición eterna bajo la luna inmaculada.

Hay un colibrí en mi hogar

Ya no me identifico con la cotidianidad que normalmente las personas hacen. Y aunque amo a ese colibrí, sé que le haría más daño si le abro la ventana. Ya no lloro por ello.